Spiegel Grove y Duane

August 03, 2016  •  2 Comments

Ni siquiera paso por mi cabeza escribir sobre el Spiegel Grove y el Duane dos espectaculares barcos hundidos en Cayo Largo para crear arrecifes artificiales. Pero hizo buen tiempo y fueron unos buceos tan espectaculares,  que sería imposible no dejar ningún rastró de lo sucedido.
 


 

Jamás pensé hacer el Duane ese domingo porque normalmente se acostumbra a hacer un buceo profundo (Spiegel) primero  y otro de menos profundidad de segundo. Pero este domingo estábamos corriendo con suerte, mejor dicho, con muy buena suerte. Carlos mi buen amigo y compañero de buceo, le pregunta al capitán si iríamos al Duane, ya que ese barco es su preferido, y hace mucho tiempo quería llevarme a que lo conociera. De pronto el capitán le responde que si todo los buzos que estábamos en el barco querían podiamos hacer los dos barcos el mismo día, Wowww! al oír eso nos quedamos casi sin palabras solo alcanzamos a decir, Eso seria magnifico. Ya estando todos a bordo el capitán pregunta si todos estaban de acuerdo hacer el Spiegel Grove y después el Duane y cuál fue la sorpresa que en un barco de 12 o 13 personas todos dijeron que sería maravilloso. En puerto se sentía un poco de aire lo que nos hacia pensar que afuera, en el mar abierto, el tiempo iba a estar un poco complicado y la visibilidad limitada. Nos equivocamos rotundamente !
 

Llegamos al Spiegel como a las 9 de la mañana. El USS Spiegel Grove (LSD-32), conocido también con el sobre nombre  (Top Dog), fue un barco usado por la Marina de los Estados Unidos, el que fue lanzado al  agua el 10 de noviembre de 1955. Es un barco inmenso, tiene una distancia de largo de 160 metros y está a 130 pies de profundidad, lo cual hace un poco difícil bucearlo, y cuando se hace, hay que tener mucha responsabilidad ya que le ha costado la vida a más de un buceador. Después de varios años en el agua, el Navy lo retiro de sus listas el 13 de Diciembre de 1989. Finalmente fue hundido en Cayo Largo en el 2002 para crear un hermoso arrecife artificial el cual he disfrutado varias veces.
 


 

Llegamos alrededor de las 9 de la mañana, después que el capitán explicó donde estábamos y que debíamos hacer. Según el,  debíamos saltar al agua y sujetarnos de una cuerda a un costado del barco la que nos ayudaría a llegar a la línea que estaba atada en la proa del Spiegel, por donde deberíamos descender y  comenzar la inmersión. Todo  para evitar  que la corriente nos llevara a la deriva. Pero hay piscinas que tienen más corriente que la que había ese domingo. De mas esta decir que  bajamos por nuestra cuenta hasta la parte trasera  del barco. Al llegar al barco empezamos a tomar fotos por todos lados, la visibilidad era un espectáculo y no queríamos perder tiempo. El tiempo se nos fue volando. Carlos y yo nos separamos cuando yo entre  por unas de las puertas del barco, volviéndonos a reencontrar en la superficie. Después de unos pequeños regaños porque no me encontró y perdió la mitad de la inmersión buscándome, empezó a contarme que pocas veces había buceado el  Spiegel Groveen con esas condiciones.  
 


 

Entre cuentos y regaños llego la hora de partir hacia nuestra segunda inmersión. Esta vez seria completamente nueva para mí. Ya había oído hablar mucho sobre este barco y la verdad tenía mucha curiosidad por conocerlo.  

El Duane (USCGC Duane WPG-33/WAGC-6/WHEC-33) fue un barco que perteneció a la guardia costera de los Estados Unidos. Lanzado al agua el 3 Junio de 1936 y retirado de servicio el 1 de Agosto de 1985. Solamente mide 100 metros de largo, haciéndolo un barco relativamente fácil para poderlo bucear. También fue hundido para crear arrecife artificial el 27 de noviembre de 1987.
 


 

Todo se tornó feo de pronto, empezó a llover y el mar empezó a levantar las olas. Más de una vez pensé que hasta ahi había llegado el paseo de ese día. Pero  en los cayos hay un dicho  que dice  (S ino te gusta el tiempo espera 5 minutos). Pues así mismo paso, de pronto salió el sol y el mar parecía un plato. El capitán volvió a dar la misma explicación de la soga y la línea, cosa que tampoco nos hizo falta. Mi amigo quería hacerme una foto con mi cabeza metida en uno de los huecos de barco, para ser más específico, en la cabina de mando. El plan era que tenía que seguirlo y no perderlo como había hecho en el Spiegel y me lo dijo serio, así que lo seguí nada más que toque el agua sin perderlo de vista ni un minuto. Ya habiendo tomado la fotos que quería, empecé a tirar foto por mi cuenta porque la verdad era lindo, escuelas de peces por todos lados y el agua muy pero muy limpia.

 

Decidí entrar un poco al barco sin mucho riesgo ya que se veía luz al otro lado del salón. Cuando más entretenido estaba y ya casi me disponía seguir hacia  adelante y penetrar un poco más al barco,  siento un grito detrás de mí que me dejo paralizado, me quede frisado en el mismo lugar ya que todo los días no se oye un grito debajo del agua, y en la forma que lo oír sabía que era conmigo y que era Carlos. Al mirar hacia atrás me encuentro a mi amigo mirándome serio y haciéndome señas para que siguiera con él. Cosa que hice al pie de la letra. El buceo trascurrió sin ningún tipo de percances hasta que me di cuenta que me quedaban 690 PSI (Per Square Inch) y estaba a 90 pies de profundidad y la computadora de bucear me marcaba 27 minutos de descompresión. Para que decir, que arranque los motores y para arriba. Yo sabía que con 600 PSI no iba a poder hacer 25 minutos. Al final solamente hice 25 y sube con 100 PSI al barco y la computadora se me bloqueó. Por suerte no habían mas buceos programados porque ya se hace más difícil bucear por tabla que con computadoras (nos adaptamos a lo bueno muy rápido).

 
 

Ya abordo contamos lo que habíamos visto y hablando de cómo estaba el tiempo y la visibilidad, me entere que algunas personas habían visto un tiburón, cosa que ni siquiera me paso por la cabeza, ya que estaba demasiado entretenido de tras de mi amigo y fotografiando todo lo que me pasaba por delante.
 


 

Como después de cada buceo tiene que haber una buena comida, Carlos que se conoce los cayos como si hubiera vivido alli toda su vida, me comento de un lugar nuevo que habían restaurado, estaba muy bueno y tenía una vista muy bonita. Y no se equivocó comimos rico y seguimos conversando del maravilloso tiempo que nos hizo horas antes.
 


 

Alrededor de las 2 salimos hacia Miami, la verdad que me sentía súper bien, aunque un poco preocupado por los minutos que deje de hacer en la parada de segurida, pero sabía que estaría bien.

El cielo azul con sus nubes blancas era un espectáculo, trate de luchar contra el sueño pero al final perdí la batalla y caí totalmente rendido hasta llegar a Miami.
 


 

Ya estamos planificando nuestro próximo viaje el cual puede ser más para el sur o un poco más al norte. Todo depende de las condiciones de nuestro amigo el tiempo. Pero ya eso es otra historia.
 


 


 


 


 


 


Comments

Hedda Ibarra(non-registered)
Increíble historia, me ha gustado mucho esta aventura, hermosas fotografías!
Sandra España(non-registered)
Awesome story! I still dont know how you do it, I'll be dying de miedooooo!!! Great pictures tho.
No comments posted.
Loading...

Archive
January February (1) March April May June July August September October November December (2)
January February March April (1) May June July August (2) September October November December
January February March April May June (1) July August (1) September October November (2) December
January February March April May June July August September October November December